De cara al Día Mundial de la Fotografía, la compañía proporciona alternativas con tintas de seis colores, para que los aficionados y fotógrafos profesionales reproduzcan sus capturas o diseños en la mejor calidad y por cuenta propia.

Del daguerrotipo a la imagen subida en Instagram es lo que mejor resume la evolución de la fotografía a lo largo de la historia. En ciento ochenta años, la captura visual como expresión artística o registro documental ha experimentado cambios notorios, gracias a un desarrollo tecnológico que hoy permite, incluso, la impresión y personalización de imágenes en la comodidad del hogar.  

Atrás quedaron las fotos solo posibles en blanco y negro, la cámara oscura, los retratos iluminados y el rollo de película que, en el afán de perpetuar los recuerdos, era revelado en centros de copiado, hoy casi inexistentes. Sin embargo, la fotografía no ha muerto, por el contrario, ha sido capaz de reinventarse y mantener su valor testimonial. «La digitalización no sólo masificó el acceso, también incentivó a los usuarios a realizar todo el proceso por cuenta propia: la captura, la selección de imágenes, la edición, por ejemplo, desde el celular y la impresión en casa», explica Matías Cabrera, Gerente de Productos de Impresión de Consumo de Epson para Chile y Bolivia.

Una tendencia que solo va en aumento porque cada vez son más las personas que buscan aportar su propia perspectiva y personalidad a una imagen. Para lograrlo, es fundamental contar con un buen equipo de captura, sea cámara o teléfono móvil. También con impresoras que permitan materializar la fotografía.  

Dentro de las ofertas disponibles en el mercado, Epson, marca siempre ligada a esta disciplina visual,  contribuye con tres equipos de consumo para la impresión de imágenes. La recientemente lanzada L8050, es una impresora inalámbrica (con Wi-Fi y Wifi direct) con tanque de tinta de seis colores (negro, cian, magenta, amarillo, cian caro y magenta claro), capaz de producir hasta 2100 fotos de 10×15 cms con un kit de botella de repuesto original de Epson. La particularidad de este equipo que imprime asombrosas fotografías hasta tamaño A4/carta, es que trabaja directamente también en CD, DVD y tarjetas de identificación PCV.

A este dispositivo se suman las Ecotank L8160 y L8180, multifuncionales inalámbricas con sistema de tanques de tintas para formato A4 y A3+ respectivamente, habilitadas para imprimir hasta 2300 fotografías de 10×15 cms en una excelente calidad con un kit de botellas de repuesto. Presentan una configuración única de tinta de seis colores para una gama más precisa, sumando a la cuatricomía clásica el gris y un segundo negro de tipo pigmentado, para lograr semitonos más definidos y una notoria sensación de profundidad en las fotos monocromáticas. «De esta manera, estos equipos diseñados para la impresión fotográfica también aportan una extraordinaria calidad en la creación de book, ilustraciones digitales o documentos que precisan un buen detalle de color», explica el ejecutivo Epson.

Por lo tanto son herramientas ideales para fotógrafos entusiastas, pero también para artistas visuales, ilustradores y emprendedores, porque «ambas multifuncionales permiten desplegar la creatividad visual no solo para imprimir fotografías, sino también para reproducir imágenes digitales, producir diplomas o pequeñas tarjetas que acompañen una torta, una caja de dulces u otros productos fabricados en el marco de un negocio propio, que requieran cierta personalización, a un bajo costo», detalla Cabrera.

Dicha versatilidad también es posible porque las impresoras incorporan cinco bandejas para papel fotográfico clásico de 10×15 o de 15×21, hojas tamaño carta, oficio, lienzos de hasta dos metros de largo y sustratos de hasta 500 gramos de grosor por metro cuadrado. A ello se suma la indispensable conectividad, para que hasta cuatro usuarios se vinculen por medio de Wi-Fi y Wi-Fi Direct, desde cualquier dispositivo inteligente, como un celular o tablet, prescindiendo así del computador. 

Además, los tres modelos son compatibles con Epson Smart Panel®, la aplicación diseñada para imprimir, escanear y administrar cualquiera de estos equipos desde un móvil iOS® y Android™.

Como último valor agregado, aparece la durabilidad de las imágenes. «Las tintas fueron fabricadas químicamente para tener una mayor adherencia al papel y mejor calidad. De hecho, hay estudios que dicen que una foto impresa en estos equipos puede durar hasta 300 años, garantizando recuerdos para toda la vida», concluye el gerente de línea.

Shares: