El Grupo Credicorp, holding de servicios financieros líder en el mercado peruano y con presencia en Chile, Bolivia, Panamá, Colombia y Estados Unidos, presentó la tercera edición del Índice de Inclusión Financiera (IIF). El estudio, elaborado junto a Ipsos, mide la relación entre la población de Latinoamérica con los productos y servicios del sistema financiero en ocho países: Perú, Chile, Bolivia, Colombia, Argentina, Ecuador, Panamá y México. Desde el 2021, el IIF ha sido una herramienta clave para comprender los retos en inclusión financiera y trabajar para impactar de manera positiva en el desarrollo de la sociedad.

“Nuestra estrategia como Grupo pone un especial énfasis en la inclusión financiera, un concepto que no solo implica tener una cuenta en el banco, sino que supone una interacción eficiente y saludable entre la persona y el sistema financiero gracias a toda la gama de productos y servicios de este ámbito. Sabemos que trabajar por mejorar la inclusión financiera potencia el desarrollo económico y social de los países, y por eso apostamos decididamente por ella”, destacó Gianfranco Ferrari, CEO del Grupo Credicorp.

Líderes regionales en el uso de servicios financieros

Como en los años anteriores, para la construcción del IIF se consideraron tres dimensiones: acceso, uso y calidad percibida del sistema financiero. Además, se definió una escala del 0 a 100, en la que un mayor puntaje significa un mayor nivel de inclusión financiera. Para recopilar la información, se entrevistaron a más de 13,000 personas mayores de 18 años en los 8 países evaluados.

Entre los resultados destacados del IIF, Chile volvió a destacar en la dimensión de uso, ocupando el primer lugar con una puntuación de 49.1 (sobre 100 posibles). Esta tendencia se ha mantenido constante durante los últimos tres años, consolidándolo como el país en donde los usuarios del sistema financiero hacen un mayor uso de productos y servicios financieros. En promedio, un ciudadano chileno utiliza estos productos al menos 17 veces al mes, en comparación con las 7 veces que lo hace un usuario regular en la región.

Llama la atención que, pese al amplio uso de tarjetas en Chile, las personas que carecen de productos de crédito en instituciones formales aumentaron de 61% a 68% entre 2021 y 2023.

Terceros en acceso

En cuanto a la dimensión de acceso, Chile ocupó el tercer puesto en el ranking, con una puntuación de 52.3, situándose detrás de Argentina y Panamá. El análisis revela que este descenso se atribuye al 35% de la población chilena que enfrenta barreras al utilizar la infraestructura financiera, además de un 46% que informa dificultades en la obtención de productos financieros. También se observa una disminución en el número de entidades financieras con las que los usuarios mantienen un vínculo, pasando de un 29% de usuarios con tres o más entidades en 2022 a un 23% en 2023.

Además, Chile volvió a destacar por el gran porcentaje de población con conocimiento sobre los productos financieros: 55% de los chilenos afirmó conocer 10 o más productos financieros, lo que representa un aumento de 10 puntos porcentuales en comparación con 2021. Cabe destacar que, a lo largo de las tres ediciones de este informe, el nivel de conocimiento en el país siempre se ha situado por encima del promedio regional, que en el 2023 fue de 7.7.

“Aún queda mucho camino por recorrer en materia de educación e inclusión financiera en todos sus ámbitos. Sin embargo, con tres años ocupando un puesto de liderazgo en el IIF, Chile está muy bien posicionado en cuanto al conocimiento sobre cómo funciona el sistema financiero», concluye Ferrari.

Otros resultados destacados:

A pesar de que Chile destaca como uno de los países con mejor uso del sistema financiero en la región, los datos revelan una baja adopción de billeteras digitales con 18%, por debajo del promedio latinoamericano que llega a 31%. La preferencia de los chilenos sigue siendo el uso de tarjetas de crédito o débito para realizar pagos y compras, lo que coloca a Chile, después de Bolivia, en la lista de países con menor acceso a aplicaciones y billeteras digitales.

Asimismo, el porcentaje de la población chilena con nivel de inclusión financiera Alcanzado se incrementó, pasando de un 37% en 2022 a un 38% en 2023.El porcentaje de personas de nivel En Progreso se ubica en 39% (bajó 3 pps.) y las personas en nivel Bajo subieron de 20% hasta 23%. Las proporciones son muy similares al 2021 (37%, 38% y 25%, respectivamente).

Finalmente, en cuanto a los resultados demográficos, se confirma una vez más que, desde 2021, las poblaciones más excluidas del sistema financiero formal son consistentes en todos los países estudiados. Estos grupos incluyen a las mujeres, trabajadores informales, desempleados, individuos con bajos niveles educativos, residentes en zonas rurales, aquellos sin acceso a internet y quienes se identifican como descendientes de pueblos originarios.

Shares: