Si bien las empresas deben comenzar con este trámite recién en marzo, el Servicio de Impuestos Internos (SII) ya publicó el calendario para así evitar demoras, puesto que una buena declaración puede significar hasta dos meses de trabajo.

Mientras el 2024 se acerca y las festividades ocupan los pensamientos de muchos, un grupo enfrenta un vendaval de trabajo inminente. Los contadores auditores se preparan para el cierre tributario y la Operación Renta 2024. Aunque el trámite comienza el 1 de marzo, los múltiples pasos necesarios hacen de las declaraciones un verdadero desafío, consumiendo hasta dos meses de trabajo.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) ya ha publicado el calendario 2024, anticipándose a los plazos para evitar retrasos. Esta operación anual, que abarca de marzo a junio, implica una serie de pasos que, si se realizan de manera manual, pueden requerir hasta dos meses, comenta Yelitza Valbuena, profesional del equipo de Booker de Defontana.

Sin embargo, la novedad para la Operación Renta 2024 radica en su creciente automatización, adaptándose a la era digital y la modernización del Estado, según Valbuena. El calendario adelantado busca prevenir problemas legales y colapsos en la página del SII, alentando a las empresas y personas a cumplir antes con esta obligación.

Importancia de la Digitalización

La digitalización se vuelve crucial para agilizar este proceso. El SII proporciona una herramienta, pero a medida que se acercan los plazos finales tiende a colapsar y ofrece menos capacidades de gestión, indica la ejecutiva. La clave está en contar con soluciones de software que integren la información contable en tiempo real, reduciendo drásticamente el tiempo de trabajo y minimizando errores de digitación.

«Contar con tecnología es vital para reducir el tiempo y evitar errores», afirma Yelitza. Defontana ofrece un software que centraliza la contabilidad («Booker»), actualizándose automáticamente antes de la fecha límite de la Operación Renta. Mientras aquellos que dependen de herramientas no automatizadas o la disponibilizada por el SII podrían tardar hasta dos meses, mientras que quienes usan el software de Defontana pueden completar el proceso en 15 días.

Para las Pymes y contadores, Defontana aconseja avanzar hacia la digitalización para cumplir con los plazos legales sin estrés y disminuyendo el riesgo de rectificaciones. La digitalización no solo facilita el cumplimiento tributario, sino que también proporciona oportunidades de crecimiento financiero y expansión empresarial.

Software contable

De acuerdo a Yelitza, «contar con tecnología es de vital importancia para tener menor tiempo de trabajo así como evitar los errores por digitación».

Por este motivo, Defontana cuenta con Booker, un software que centraliza la información de contabilidad en tiempo real, por lo que llegando a la fecha tope para la Operación Renta esto ya está actualizado.

«Si una persona o empresa tiene una herramienta de software, puede cumplir con este proceso en el mismo mes, mientras que otra, que no cuenta con esta herramienta, y se va a apoyar con el SII u otra opción que no le permita centralizar toda la gestión empresarial, se puede tardar hasta dos meses en consolidar la misma», indica el ejecutivo. «De dos meses que puede demorarse una persona, con un software como el de Defontana el trabajo se reduce a 15 días», puntualiza.

Esto se debe principalmente a que el software permite rehacer la contabilidad, la que está integrada con el SII y así se puede importar fácilmente la data que reposa en este organismo, siendo posible reportar desde agosto de 2017 a la fecha y disminuyendo el riesgo de rectificaciones.

Consejos para Pymes y contadores

Desde Defontana entregaron consejos para que las Pymes y contadores puedan realizar la Operación Renta 2024 de la mejor manera posible.

«Nuestro primer consejo es que contadores y Pymes deben avanzar hacia la digitalización, ya que con ella pueden optimizar los procesos internos y van a poder cumplir con esta ejecución en los tiempos establecidos por ley sin estrés, y, lo más importante, sin estar amenazado a una rectificación, porque muchas veces si no estamos en la era de la digitalización estamos vulnerables a cometer errores y hacer retrocesos», sostiene.

A ello, suma que la digitalización «le va a dar el beneficio de poder crecer en otros productos, de escalar, teniendo un mayor alcance financiero».

Finalmente, también recomienda profesionalizar la empresa, ya que de esta manera el proceso podría hacerse más corto.

En resumen, la digitalización se presenta como una herramienta fundamental para agilizar la Operación Renta 2024. Aquellos que abracen la tecnología podrán no solo cumplir con las obligaciones legales a tiempo, sino también mejorar la eficiencia y la competitividad en el mercado.

Shares: