Desde su espacio interior hasta el uso que se le pretende dar, son variados los factores que pueden influir en la compra de un vehículo por sobre el otro.

En la búsqueda del vehículo ideal, la elección entre SUV y camioneta plantea un dilema para muchos consumidores. La Cámara de Comercio Automotriz de Chile revela que en 2023 se vendieron 140,232 SUV y 81,839 camionetas, evidenciando la preferencia por los primeros.

Sin embargo, se trata de dos tipos de vehículos diferentes, que en algunos casos se pueden destinar al mismo uso y transitar los mismos terrenos, pero en otros, no son aptos para cumplir los mismos objetivos.

SUV significa en inglés Sport Utility Vehicle. “Son modelos que se caracterizan por un diseño más robusto y un mayor despeje del suelo si se comparan con un auto, lo cual les permite transitar por caminos que no podrían hacer con modelos más bajos. Sin embargo, no tienen caja de carga, como sí tienen las camionetas o pick ups” señala Victor Erazo, Subgerente Comercial de Leasing Operativo en Gama Mobility.

Aunque comparten elementos exteriores, la funcionalidad es la clave diferenciadora. Mientras que las SUV buscan confort y elegancia, las camionetas priorizan resistencia y capacidad todoterreno. La elección dependerá de las necesidades individuales, considerando que las SUV, aunque aptas para terrenos difíciles, pueden ser menos eficaces en condiciones extremas.

¿Qué factores debemos considerar para elegir nuestro vehículo?

1. Capacidad de carga: La robustez y chasis reforzado de las camionetas les otorgan una mayor capacidad de carga y remolque, ideal para quienes transportan mercancías o remolcan vehículos pesados. Por otro lado, los SUV modernos ofrecen versatilidad en la vida diaria, brindando suficiente capacidad para viajes con gran volumen de equipaje.

2. Cantidad de Asientos: El espacio interior y la cantidad de asientos son cruciales en la elección del vehículo adecuado. “Las camionetas ofrecen más espacio de carga, mientras que los SUV pueden ofrecer más asientos, siendo ideales para viajes en familia o en grupos”, menciona Erazo.

3. Consumo de Combustible: Aunque los SUV tienden a ser más eficientes en términos de consumo de combustible, las camionetas compensan su mayor consumo con potencia y capacidad de carga. Es crucial equilibrar la eficiencia con las necesidades personales.

La elección entre ambos dependerá de las necesidades individuales, ya que las SUV, aunque aptas para terrenos difíciles, pueden resultar menos eficaces en comparación con las camionetas en condiciones extremas. “Cuando el vehículo es para uso personal, sin ninguna duda, la opción del SUV es superior, considerando que son vehículo altamente equipados y de confort superior, pero si la opción es cubrir una necesidad operativa, la camioneta toma fuerza, considerando las alternativas que nos brinda la zona de carga y la capacidad de transportar pasajeros”, concluyen desde Gama Mobility.

Shares: