Por Manuela Iglesias, Head of People Analytics & AI de Rankmi

«Los empleos en el sector tecnología están hechos para hombres»… ¿Cuántas veces hemos escuchado una afirmación similar? Pues este escenario ha ido cambiando de forma veloz, porque cada vez somos más las mujeres que estamos formando parte de las denominadas empresas tech, inclusive asumiendo posiciones de liderazgo y hasta de gerencia estratégica.

Aunque aún hay mucho por hacer para cerrar la brecha, hay buenas noticias porque cada año,  son más las jóvenes que entran a estudiar carreras de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas-más conocidas como STEM, por su sigla en inglés-, sin embargo, la brecha de género revela una diferencia abismante entre hombres y mujeres. 

Según cifras de la Subsecretaría de Educación Superior, en el 2023, el 19% de las matrículas de primer año correspondientes a estas carreras fueron mujeres, mientras que el 81% eran hombres. Esta realidad no hace más que evidenciar la necesidad de fomentar un liderazgo inclusivo en el área de la tecnología, pues no sólo se trata de tener una representación diversa, sino que también abre caminos para un mejor desarrollo profesional para ellas. 

Actualmente, las mujeres están subrepresentadas en el sector tecnológico: según información recabada por Rankmi, el 30% de los puestos de liderazgo en empresas tech tienen presencia femenina, es decir, uno de cada tres cargos de alta dirección corresponden a mujeres. 

Si el papel de estas profesionales, en el sector empresarial transformador, más mujeres irán asumiendo dichos roles en las organizaciones vinculadas a las carreras STEM, redefiniendo la narrativa corporativa y construyendo un futuro más inclusivo y equitativo. 

Pero, ¿cómo avanzar en este camino? Es importante empezar desde la base, formando equipos de trabajo donde la equidad e inclusión sean el eje principal para potenciar nuevos talentos. 

En el caso de Rankmi, del total de nuestros colaboradores, el 40% somos mujeres,  y un 27% de ese total, tenemos un puesto de liderazgo dirigiendo nuevos proyectos y equipos en más de 10 países. 

Pero esto no es suficiente: es importante fomentar en niñas y jóvenes el interés a entrar a este mundo y derribar el mito que dice que las mujeres no tienen habilidades para desarrollarse profesionalmente en estas áreas. El año pasado, el Ministerio de Educación presentó la iniciativa «Más Mujeres Científicas (+MC)», mediante la que  se ofrecerán cupos adicionales a las vacantes regulares en más de 400 carreras de estas áreas, en alianza con distinta universidades nacionales

La diversidad de género en el sector tecnológico no sólo es una cuestión de equidad, sino también de eficacia. Necesitamos diversidad de talento ocupando posiciones de liderazgo en está área. No sólo en términos de género, sino que abarcando a los distintos grupos que componen nuestra sociedad.

Shares: