La inteligencia artificial (IA) está transformando numerosos aspectos de nuestra vida, incluyendo la manera en que entendemos y gestionamos la propiedad intelectual (PI). A medida que la IA avanza, surgen una serie de preguntas y desafíos legales que requieren atención tanto a nivel internacional como local. 

Impacto de la IA en los Marcos de Propiedad Intelectual

La IA está redefiniendo los marcos de propiedad intelectual tradicionales al introducir nuevas formas de creación y uso de contenido. Según Raúl Aranda, abogado de Drimo, empresa de desarrollo de software y perteneciente al hub de la consultora estratégica Matrix Consulting, la IA plantea cuestiones sobre la titularidad de los derechos de autor, la patentabilidad de algoritmos y la protección de datos utilizados para entrenar modelos de IA. A nivel internacional, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) está trabajando para desarrollar regulaciones que puedan adaptarse a estos cambios.

Sin embargo, uno de los principales desafíos es determinar quién posee los derechos sobre las obras generadas por IA. La pregunta de si el desarrollador de la IA, el usuario de la IA, o incluso la propia IA pueden ser considerados propietarios de estos derechos aún no tiene una respuesta clara y universal. En Chile, las leyes actuales tienden a considerar al desarrollador como el propietario inicial, pero los contratos pueden asignar derechos al usuario. Este es un tema en evolución que seguirá siendo objeto de debate y desarrollo legislativo.

Otro aspecto crítico es la originalidad y la creatividad en obras generadas por IA. Tradicionalmente, los derechos de autor se otorgan a obras creadas por la inteligencia humana. Sin embargo, las creaciones de IA desafían esta noción, ya que pueden producir obras complejas y creativas sin intervención humana directa. Este desafío es particularmente relevante en áreas creativas como la música, la escritura y el arte, donde la originalidad es un criterio clave para la protección de PI.

Regulación y Protección en Chile

Chile ha avanzado significativamente en la regulación de la IA y la protección de datos. La reciente ley de protección de datos personales y la ley de ciberseguridad, aprobadas en 2023, establecen nuevas agencias públicas responsables de la regulación y fiscalización de estos temas. Estas leyes buscan proporcionar un marco legal robusto para proteger los derechos de propiedad intelectual en un entorno tecnológico en rápida evolución.

El futuro de la propiedad intelectual en la era de la IA es dinámico y complejo. Según Raúl Aranda, existen desafíos significativos, pero también oportunidades para mejorar la gestión y protección de los derechos de PI. 

“Los desarrolladores y usuarios de IA pueden adoptar diversas estrategias, como el uso de contratos claros, registros de derechos de autor y patentes, y la implementación de tecnologías de gestión de derechos digitales, para proteger sus activos intelectuales.

A medida que la IA continúa desarrollándose, es crucial que las regulaciones y las estrategias de protección de PI también evolucionen para garantizar que los derechos de creadores, desarrolladores y usuarios estén adecuadamente protegidos en este nuevo panorama digital”, concluye Aranda. 

Shares: