China y la serie de problemas que surgen por streamers y menores

 China y la serie de problemas que surgen por streamers y menores

Nuevas trabas de China a los usuarios de Internet. En este caso los afectados son los menores, a los que se les restringirá dar propinas a los streamers, verles más tarde de las 10 de la noche o ser ellos quienes retransmitan en directo, posterior a esa hora.

El regulador chino de Internet, la Administración del Ciberespacio de China (CAC), ha publicado unas directrices que buscan “proteger” aún más a sus menores de los peligros de Internet.

“Las plataformas de sitios web no deben desarrollar aplicaciones funcionales que atraigan a los menores a dar propinas o induzcan a los menores a dar ‘regalos’. Si se comprueba que la plataforma web infringe los requisitos mencionados, se aplicarán medidas como la suspensión de la función de propina y el cierre del negocio de retransmisión en directo”, señalan los dictámenes sobre la regulación.

A mediados de abril de este año anunciamos una cierta apertura, en este caso al mundo de los videojuegos, ya que, tras el congelamiento por parte del gobierno chino de nuevos juegos para su lanzamiento en el país, Pekín volvió a conceder nuevas licencias a 45 títulos.

Esta decisión gubernamental volvió a llenar de oxígeno a empresas que casi rozaban la quiebra y se intuyó cierta apertura institucional ya que el régimen siempre ha sido muy conservador con estos sectores.

Pues bien, parece que no es así y esta vez van contra los streamers y el uso que hacen los menores de estas webs. Y es que, aunque aquí plataformas como Twitch son ampliamente conocidas, China tiene algunas como Douyin (equivalente a TikTok), Bilibili, Huya o Duya, que son seguidas por millones de usuarios al mes.

También se teme que los adolescentes pasen las noches despiertos hasta tarde en Internet y, por tanto, no tengan suficiente tiempo de descanso, de ahí el toque de queda de las 10 de la noche.

Ya el pasado mes de marzo, Pekín tomó medidas para dificultar la evasión de impuestos de los livestreamers, al tiempo que les exigía que se registraran, usaran su nombre real y se abstuvieran de tácticas de marketing que consideraba publicidad falsa.

Si los menores intentan eludir las normas ya expuestas y utilizan cuentas de adultos, las plataformas pueden ser responsables de proporcionar los reembolsos.

Contenido relacionado