TECNAUTAS

¿Conoces el cementerio de Google?

 ¿Conoces el cementerio de Google?

Empezaré aclarando, de nuevo, que no, que Google no se ha lanzado al mercado de las pompas fúnebres. Y es que si hace algunos meses recorrimos el campo santo en el que descansan los productos y servicios de Microsoft que ya no están entre nosotros, hoy vamos a llevar a cabo un recorrido similar, pero en este ocasión con Google como protagonista. Y ya te adelanto que si la lista de los de Redmond tenía un tamaño considerable, Google tampoco se queda atrás.

Más bien al contrario, la empresa del buscador es conocida porque no le tiembla el pulso a la hora de sacar la tijera. Si algo no funciona, con suerte recibirá una segunda pero breve oportunidad, en otros casos ni eso. Un rápido vistazo a la web no oficial que recopila esta lista nos indica que son nada menos que 267, y es posible que alguno más haya quedado fuera. Es imposible, por extensión, revisar todos lo habitantes de este campo santo, así que en su lugar, recordaremos algunos de los más memorables. Si echas alguno de menos, compártelo en los comentarios.

Google Hangouts (2013-2022): ayer mismo supimos que la empresa del buscador cerrará Hangouts el próximo mes de noviembre. No no pilla por sorpresa, la compañía ha decidido mover a los usuarios hacia Google Talk, por lo que nos encontramos ante una muerte anunciada, que se hará efectiva en unos pocos meses.

Google Reader (2005-2013): reconozco que este es un golpe del que todavía no me he repuesto. Era, en su momento, el mejor agregador-lector de fuentes RSS/Atom y, aunque entiendo que su comunidad de usuarios no era tan grande como muchos pensábamos, sí que era un servicio muy, muy valorado por sus usuarios. Alternativas, como Feedly, fueron las más beneficiadas de este cierre, pero algunos todavía lo echamos de menos.

¿Conoces el cementerio de Google?

Google Glass (2013-2015) y Glass OS (2013-2017): probablemente uno de los proyectos que más expectativas generaron y que terminaron «pinchando» de manera más abrupta. Estas gafas de realidad aumentada pusieron en boca de todo el mundo el término «wearable» y, aunque no para ellas, pero abrieron las puertas a un emergente mercado de dispositivos conectados que nos acompañan en el día a día. OK Glass!

Google Wave (2009-2012): la compañía del buscador decidió reinventar la mensajería instantánea, creando una plataforma en la que este servicio se podía complementar con muchas, y muy útiles funciones. Aún recuerdo que, tras probarlo por primera vez, un amigo lo definió como «Messenger  con esteroides», y me pareció una definición muy acertada. Pese a ser una propuesta muy interesante, solo pasaron unos meses desde que se abrió al público en general, el 19 de mayo de 2010, hasta que anunció la suspensión del desarrollo, el 4 de agosto del mismo año. Todo el contenido fue eliminado en 2012.

Google Labs (2002-2011): durante cerca de diez años, este laboratorio se convirtió en un lugar de referencia para todos los aficionados al «cacharreo», puesto que te permitía probar un montón de funciones experimentales, que posteriormente podían llegar, o no, a los servicios de la compañía. Casi te hacía sentir como uno de los ingenieros de la compañía.

¿Conoces el cementerio de Google?

Project ARA (2013-2016): reconozco que, pese a que desde el principio parecía muy complejo, demasiado, este fue un proyecto que siempre me resultó de lo más atractivo por múltiples razones, desde la obvia de la personalización, hasta un mejor uso de los recursos, pues gracias a su modularidad, habría sido posible actualizar el hardware de este smartphone cambiando solo los componentes necesarios y manteniendo el resto.

Google Desktop (2008-2011): la aplicación que puso los pelos de punta a defensores de la privacidad y detractores de la compañía, esta aplicación llevaba las funciones del buscador al ámbito local, al permitirte indexar todo el contenido de tu PC y realizar búsquedas en el mismo. Además, si lo tenías instalado, al realizar una búsqueda online, en la misma se mostraban también los resultados locales.

Picasa (2002-2015): uno de los mejores gestores de catálogos de fotos que han existido. Fue comprado por Google en 2004 y durante sus primeros años gozó de una enorme popularidad. Permitía visualizar, organizar, editar y además era multiplataforma. Sin embargo, a principios de la década pasada la compañía decidió poner el foco en Google Photos, y terminó eliminando Picasa.

Inbox by Gmail (2015-2019): una década después de revolucionar el correo electrónico con Gmail y su exuberante gigabyte de capacidad, Google quiso «reinventar» el cliente de correo electrónico con algunas funciones novedosas llamadas a incrementar la productividad. Su acogida, sin embargo, fue más fría de lo que cabía esperar (y eso que inicialmente solo se podía acceder mediante invitación), y finalmente acabó desapareciendo cuatro años después.

¿Conoces el cementerio de Google?

Orkut (2004-2014): llamada así por el nombre propio del ingeniero de la compañía que la ideó, fue la primera red social de Google. Y que empleara su nombre no se debió a su ego, sino a que, en su concepción inicial, pretendía que solo pudieran acceder al servicio, mediante invitación, aquellas personas que ya tuvieran un contacto dentro. Sin embargo la posibilidad de emitir invitaciones sin límite, hizo que proliferaran los foros para solicitarlas. No muchos lo recuerdan, pero nació unos días antes que Facebook.

Google Buzz (2010-2011): segunda intentona fallida de la compañía en el mundo de las redes sociales, este fue el más efímero de los experimentos que acabaron en nada.

Google+ (2011-2019): y no hay dos sin tres, y en este caso no podemos negarle la perseverancia a la compañía, pues con varios cambios entre medias, pero lo intentó nada menos que ocho años. Sin embargo, la pobre acogida del servicio desde su lanzamiento no llegó a remontar en ningún momento, razón por la que la compañía, finalmente, decidió echar el cierre.

Estos son solo algunos ejemplos y, como comenté en el caso de Microsoft, no debemos ver esto sino como una muestra clara de la apuesta por explorar e innovar. A veces sale bien, a veces sale mal, y a veces hay otros intereses que priman más, pero lo que es indiscutible es que, con el paso de los años, de los despachos y las salas de ingeniería de Google han salido algunos proyectos muy exitosos y otros que, pese a no haberlo logrado, al menos lo han intentado.

Contenido relacionado