TECNAUTAS

El lado oscuro de internet: Onion y la Dark Web

 El lado oscuro de internet: Onion y la Dark Web

Cuando George Lucas ideó Star Wars tal vez no imaginó que el Lado Oscuro de la Fuerza llegase a cobrar tanto peso en el siglo XXI. Todos tenemos un lado oscuro que solo mostramos en ciertos momentos o ante ciertas personas. En Internet, esa ventana infinita e inminente al contenido, podemos encontrar múltiples enlaces que nos llevan a descubrir informaciones o sucesos que las herramientas de búsqueda habituales, no nos ofrecen.

Es un Lado Oscuro no liderado por Lord Sith Darth Sidious y sus discípulos, sino por muchas personas que, de forma oculta, manejan los hilos para «vender» contenidos sensibles para la audiencia en general. Todos conocemos navegadores como Edge, Safari o Chrome y buscadores como Google o Bing. Pero estos solo nos dan acceso a la capa superficial y transparente de Internet.

Onion y sus capas

Como si de una cebolla se tratase, bajo la primera capa encontramos una segunda. No se encuentra indexada por los motores de búsqueda, por lo que incluyen contenidos protegidos y a los que solo se puede acceder si se forma parte de un foro o grupo privado. Como los motores de búsqueda no catalogan estas páginas, necesitaremos el enlace exacto para poder acceder. Aquí se engloban consultas médicas, páginas gubernamentales o registros específicos.

Si se excava un poco más se llega a la capa más profunda; el corazón de nuestra cebolla. La web oscura o Dark Web precisa de software especial para poder acceder.  Se debe instalar una red privada virtual (VPN) y usar un navegador central de privacidad como la red Tor para conectarse mediante servidores proxy y nodos.  De este modo se ganará confidencialidad y seguridad. Gracias al Navegador Tor tendremos acceso a dominios especiales con el sufijo .onion.

¿La Dark Web es sinónimo de delincuencia?

Aquello que necesita ocultarse para poder estar presente en la red no siempre es contenido apropiado o legal. En la Dark Web asuntos relacionados con el terrorismo, las drogas o las armas están a la orden del día, y quienes pueden acceder a ella, pueden consultarlo e incluso hacerse con ellos con total facilidad.

Según el Informe de Inteligencia sobre amenazas de Kela de 2022, el 48% de las empresas no cuentan con una política de protección de datos ante el robo de éstos por parte de la Dark Web, a pesar de la amenaza latente que supone.

Pero a pesar de todo, la Dark Web también se convierte en altavoz social para aquellas personas que viven en zonas donde la censura impera y no existe la libertad de expresión. Periodistas, abogados o grupos de protesta encuentran en la Dark Web un aliado para expresar sus opiniones e ideales frente a la opresión política y policial.

El lado oscuro de internet: cómo acceder a la Dark Web

¿Qué riesgos conlleva la Dark Web?

Son múltiples los peligros que acechan al entrar en la Dark Web. El más inminente son los mercados ilegales o clandestinos basados en la venta de drogas, armas, documentos falsificados o información robada. El hecho de estar en la Dark Web o de comprar estos elementos con criptomonedas no evita el rastreo. Las estafas son muy comunes. Las visitas a contenido extremo nos hacen cómplices de las mismas, y más si procedemos a descargar dicho material abusivo.

Para caminar por la Dark Web hay que ir con pies de plomo, pues son muy populares los malwares que incliyen troyanos, kits de explotación o rasomware para robarnos información y comprometer nuestros dispositivos. También nos pueden someter a intentos de phisging.

¿Cómo acceder a la Dark Web?

Con una red privada virtual (VPN) ocultaremos nuestra ubicación y nos mantendremos ocultos ante escuchas ilegales. Por todo ello, seleccionaremos la ubicación desde la que deseamos aparecer y las VPN utilizarán una serie de servidores para dificultar el seguimiento de nuestra IP. Con las VPN accederos a contenido geobloqueado, por lo que las mejores opciones que existen se basan en servicios de suscripción prepago. Como hemos comentado con anterioridad, Tor Browser será el navegador que deberemos utilizar para evitar la toma de huellas en línea y rastreadores.

El uso de la Dark Web en la mayoría de los países es legal, lo que no está permitida es su utilización finalidades delictivas. De hecho, en países como China o Irán no está bien visto el hecho de permanecer en la sombra de Internet. Constantemente salen a la luz noticias de golpes policiales contra acciones ilícitas a través de la Dark Web. Recientemente salió en los medios la noticia del profesor del colegio privado Virgen de Europa de Boadilla del Monte (Madrid) que grababa a sus alumnas cambiándose y luego se dedicaba a subir dicho material pedófilo a la Dark Web.

Todos conoceréis la exitosa serie de Netflix “Narcos”. Pues bien, esos hechos pasados que se relatan se extienden también hasta el presente de forma digitalizada, a través de la Dark Web. De hecho, en México, el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) operan libremente en la Dark Web tras la simple apariencia de farmacia. Los usuarios pueden hacer encargos de hasta un kilo de cocaína y disponer de ella en menos de 48 horas.

Contenido relacionado