Tinder inicia una guerra con Google

 Tinder inicia una guerra con Google

Match Group, la empresa detrás de Tinder, está demandando a Google por sus políticas restrictivas de facturación dentro de la Play Store.

La demanda fue presentada este lunes en el Distrito Norte de California y en ella se acusa al gigante tecnológico de monopolizar ilegalmente el mercado de distribución de aplicaciones para Android con su Play Store.

Esto convierte a Google Play en la única opción viable que tienen los desarrolladores de aplicaciones para poder llegar a los usuarios con dicho sistema operativo y por esta razón, se ven obligados a utilizar el sistema de pago que se les impone.

«Hace diez años, Match Group era socio de Google. Ahora somos su rehén. Google atrajo a los desarrolladores de aplicaciones a su plataforma con garantías de que podríamos ofrecer a los usuarios la posibilidad de elegir cómo pagar por los servicios que desean (…) Pero una vez que monopolizó el mercado para la distribución de aplicaciones Android con Google Play de la mano de los desarrolladores de aplicaciones más populares, Google trató de prohibir los servicios alternativos de procesamiento de pagos dentro de la aplicación para poder tomar un recorte de casi todas las transacciones dentro de la aplicación en Android»

En dicha demanda, Match Group señala que Google se queda con hasta un 30% de las ganancias por cada compra que realizan los usuarios en su Play Store.

Lo que consideran un abuso intolerable por parte de la empresa y una tarifa exorbitante para el cobro de un servicio que debería estar bajo la elección de los consumidores.

Cabe destacar que la tarifa que cobra Google es casi 10 veces más alta que la tarifa que cobran otros procesadores de pago en el mercado.

Y aunque Google Match pertenece al grupo que está obligado a pagar una comisión del 15%, sigue estando en desacuerdo con las políticas de facturación de Google. Además lo acusa de violar las leyes antimonopolio a nivel estatal y federal.

Por lo que Match Group está solicitando que se obligue a Google a aceptar métodos de pago alternativos para que los desarrolladores utilicen su propio sistema de facturación.

A lo que Google responde que las tarifas y requisitos que impone son solo parte de un costo que implica poder utilizar su plataforma, y acusó a Match Group de tratar de evitar pagar por el «valor significativo» de un servicio del que se beneficia.

Contenido relacionado