TECNAUTAS

Un drone de combate impulsado por IA evalúa edificios y humanos

 Un drone de combate impulsado por IA evalúa edificios y humanos

Los drones de guerra se han hecho un hueco muy especial en los enfrentamientos de estos tiempos dado su pequeño tamaño, lo baratos que son y sus capacidades cada vez mayores. La última novedad es usar la IA para que actúen como kamikazes.

Con nombre Lanius y desarrollado por la empresa israelí de tecnología de defensa Elbit Systems, estos drones aprovechan su velocidad máxima de 72 km/h y su alta capacidad de maniobra para precipitarse hacia un objetivo antes de explotar, al más puro estilo aviones kamikaze Zero japoneses, usados durante la Segunda Guerra Mundial.

Y es que, debido a su diseño inspirado en los drones de carreras, Lanius puede utilizar su increíble velocidad y agilidad para precipitarse sobre un objetivo antes de detonarlo.

Según el fabricante, este dispositivo está hecho para realizar tareas de navegación GPS, escaneo y mapeo de escenarios de combate en ciudad bastante complicados de acceder. Esta capacidad es posible gracias a la IA del dron, impulsados por una CPU NVIDIA Jetson TX2. Este puede crear un mapa en 3D de su entorno y transmitirlo a quien lo controla a través de un mando a distancia.

Lanius cuenta con una velocidad máxima de 72,4 km/h, un peso máximo de despegue de 1,25 kg, un tiempo de vuelo limitado de 7 minutos y una velocidad operativa de hasta 20 metros por segundo en un entorno exterior. Está diseñado para detectar seres humanos e intentar clasificarlos como amistosos u hostiles, combatientes o no combatientes, armados o desarmados.

Contenido relacionado