Nicolás Salineros

Jefe de Comunicaciones de vivo Smartphone

Desde sus modestos comienzos hasta convertirse en una industria multimillonaria que crece día a día en el entretenimiento global, los videojuegos han recorrido un camino impresionante a lo largo de las décadas. Sin embargo, es en los últimos años que hemos sido testigos de una evolución asombrosa: el salto de las consolas tradicionales a los dispositivos móviles, como smartphones y tablets.

Según datos de International Data Corporation, las ganancias de la industria de los videojuegos en el mundo llegaron a US$200.000 millones en 2020, un aumento del 20% sobre el 2019. Los títulos para teléfonos inteligentes crecieron 25% en el período, y ya significan US$87.700 millones.

En esto la tecnología ha sido un habilitador esencial. Antes, los jugadores se encontraban limitados a sus consolas o computadores personales para sumergirse en mundos virtuales llenos de aventuras y desafíos. También a reunirse para compartir este tipo de momentos. Ahora, gracias a la portabilidad y accesibilidad de los dispositivos móviles, esa experiencia está al alcance de todos, por supuesto también de manera virtual.

Uno de los cambios más notables ha sido la portabilidad. Anteriormente, la idea de llevar una consola de videojuegos en el bolsillo era impensable. Sin embargo, hoy en día, cualquier persona puede acceder a una inmensa biblioteca de juegos directamente desde su teléfono inteligente o tablet. La capacidad de jugar en cualquier lugar y en cualquier momento ha transformado nuestra relación con los videojuegos, permitiéndonos aprovechar cada pequeño momento de espera o tiempo libre para sumergirnos en experiencias virtuales.

Además de la portabilidad, los avances en el hardware de los dispositivos móviles han contribuido a la evolución de los videojuegos. La potencia de procesamiento y las capacidades gráficas de los smartphones y tablets ha llevado a la creación de juegos con gráficas impresionantes y una jugabilidad cada vez más realista.

La comunidad de jugadores también ha experimentado cambios debido a la transición a los dispositivos móviles. Plataformas de juego en línea y redes sociales conectan a jugadores de todo el mundo, creando comunidades virtuales donde pueden compartir sus experiencias, competir, colaborar y aprender unos de otros. Esta conectividad global ha abierto nuevas oportunidades para la amistad y la interacción social, demostrando que los videojuegos pueden ser una fuerza unificadora en la sociedad actual.

Esta evolución ha democratizado el acceso a la diversión, junto a la baja en el valor de dispositivos como los teléfonos, llevando la emoción de los juegos a más personas y fomentando la creatividad y la innovación en el desarrollo de nuevas experiencias de entretenimiento.

Aunque las consolas clásicas y las experiencias nostálgicas de su uso tienen un público cautivo en todo el mundo, no se puede negar que el presente y futuro de los videojuegos está intrínsecamente ligado a la movilidad y la conectividad de los dispositivos portátiles. El potencial de esta evolución sigue siendo emocionante, así como pensar en lo que deparará el futuro para esta industria en constante cambio.

Hoy en día llevamos en nuestros bolsillos todo un universo de videojuegos, en una evolución que continúa en un viaje que sigue mostrando avances asombrosos, llevándonos a nuevos y emocionantes horizontes en el entretenimiento interactivo.