Desde que Elon Musk se convirtió en propietario y CEO de Twitter, ha sometido a votación algunas de las decisiones más trascendentales de la compañía. Por ejemplo, la posibilidad de verificar un perfil por medio de Twitter Blue; desbloquear cuentas que violaron las normas en el pasado; o incluso cuestionar a la comunidad si debe dimitir como director de la red social.

El problema es que Elon Musk, quizá, no ha previsto que sus encuestas podrían ser manipuladas por bots. El propio magnate, previo a concretar la compra de Twitter, ya había sugerido que un importante porcentaje de la actividad en la plataforma estaba dominado por bots.

Por ello, resulta curioso que nunca se haya detenido a pensar que una campaña con bots podría influir en los resultados de sus encuestas. De hecho, un reporte de Accountable Tech (vía Bloomberg) aporta pruebas contundentes al respecto.

Primeramente, la firma menciona que, por el momento, no hay evidencia alguna que demuestre que el número de bots en Twitter haya disminuido desde la llegada de Elon Musk. Pero esto no es lo más preocupante. Debido a que un buen número de empleados se fueron de la compañía, ya sea por despido o por decisión propia, no existen garantías de que realmente se esté vigilando y atacando la actividad de bots.

“Los bots no solo están prosperando con Elon Musk, sino que ahora es más fácil que nunca usarlos para manipular las encuestas de Twitter. Mientras Musk continúe poniendo las principales decisiones de la plataforma en manos de cualquiera con unos pocos dólares y algo de tiempo libre, Twitter es inseguro y está abierto a la manipulación por parte de malos actores, incluidos los gobiernos extranjeros”, advierte Nicole Gill, directora de Accountable Tech.

Por supuesto, realizaron algunos experimentos para sustentar su información. Durante el presente mes crearon la cuenta de Twitter @VoxPopuliVoxBot, desde la cual han lanzado diferentes tipos de encuestas. Para sorpresa de nadie, descubrieron que la participación de bots puede ser bastante alta cuando se tiene dinero a la mano.

Señalan que en países como Rusia e Irán existen servicios que ofrecen participar masivamente en una encuesta. A cambio de $57 dólares pueden generar unos 26.000 votos falsos en menos de un día. ¿Te imaginas lo que se puede hacer con un presupuesto más amplio y con plena confianza de que la seguridad de Twitter no hará nada por detenerlo? Es muy preocupante, sobre todo con el tipo de encuestas que comparte Elon Musk últimamente.

Ahora bien, aquella persona o gobierno interesado en alterar los resultados de una encuesta con tanto alcance, tendría que diversificar su dinero en diferentes servicios. ¿Por qué? Según Accountable Tech, difícilmente uno solo podrá hacerse cargo de un volumen tan alto de votos.

Calculan que, para realmente influir en una encuesta por medio de bots, se tendrían que desembolsar entre $2.600 y $3.600 dólares. No obstante, siguen siendo cantidades fácilmente pagables para instituciones o gobiernos. Nadie nos puede asegurar que las encuestas de Elon Musk están libres de estas prácticas.