TECNAUTAS

A la cárcel por rastrear a su exnovia con un AirTag

 A la cárcel por rastrear a su exnovia con un AirTag

Un hombre del Reino Unido de 41 años acosó a su ex con llamadas constantes y muchas preguntas. Pero después, en un ataque de celos, decidió colocar un AirTag en el parachoques del coche de su exnovia para así saber donde se encontraba y poder rastrear sus movimientos. Así lo declaró el tribunal.

Según el periódico, el Tribunal de la Corona de Swansea esuchó como Cristopher Trotman de había tenido una relación con la víctima por más más de 10 años, pero que luego de descubrir comportamientos “controladores” acabaron su relación en agosto de 2020.

El fiscal a cargo, Tom Scapens, señaló que Trotman no dejaba de hacer preguntas a su exnovia con respecto a su paradero después de la ruptura amorosa, y que incluso, llegó a ofrecerle dinero para que dejara de trabajar en un pub, ya que según indica: “no podía soportar que hablara con otros hombres”.

Después del lanzamiento de los AirTag, empezamos a ver historias de acosadores, ladrones, delincuentes que fueron localizados con estos dispositivos ¡e incluso de asesinos!

Pero para evitar ser una víctima del uso mal intencionado de los AirTags, Apple se dio la tarea de incorporar funciones contra el acoso. Una de ellas fué una alerta automática en caso de que un AirTag no reconocido se desplace con el usuario. Y otra es la de emitir un sonido si se separan de su propietario durante un periodo considerable -que esperamos que sea más potente en el AirTag 2. Después, Apple también creó una aplicación para Android con la que los propietarios de móviles con este sistema operativo podrían buscar de forma manual los AirTags.

El iPhone de la víctima le ofrecía constantemente conectarse al AirTag, sin embargo, ella desconocía qué era lo que era uno, por lo que ignoró las peticiones. Después, Trotman le hacía preguntas sobre las noches de fiesta en las que conocía exactamente donde se encontraba ella.

En algún momento, la hija de la exnovia de Trotman también recibió la notificación proveniente del AirTag, por lo que sospechó y buscó hasta encontrar el rastreador ubicado en el parachoques trasero del coche de su madre.

Posteriormente se informó a la policía, y aunque el post del Daily Mail no deja muy claro cómo se llevó a cabo el procedimiento, se señala que los agentes utilizaron el mismo AirTag para localizar a Trotman y posiblemente utilizaron la app Find My de su iPhone para demostrar que el AirTag le pertenecía.Prisión preventiva y una orden de alejamientoMientras se le interrogaba, Trotman afirmaba que se trataba de una broma, pero posteriormente lo admitió; “la rastreé, todavía la quiero” fueron las palabras del acosador.

Las autoridades tuvieron en cuenta el historial de violencia grave del sujeto y se le impuso la prisión preventiva hasta el juicio. Sin embargo, ya había pasado más de nueve semanas tras las rejas, por lo que era de esperarse que fuese liberado después de este. Pero, no se fue sin antes recibir una orden de alejamiento donde se le prohibía cualquier tipo de contacto con su expareja.

Contenido relacionado