Windows 11 22H2 es la gran actualización semestral de Windows 11. Prácticamente es una instalación nueva, con cientos de correcciones de bugs y nuevas funciones en la interfaz y el funcionamiento del sistema.

Por desgracia, desde los tiempos de Windows 10, cada actualización importante de Windows suele tener “efectos secundarios”. Y en el caso de este Windows Update, se trata de una caída en picado del rendimiento de las tarjetas gráficas NVIDIA.

Muchos juegos, por ejemplo God of War, se congelan y van a golpes (el temido stuttering), volviéndose injugables. Seguramente tiene que ver con la novedad de Windows 11 22H2 que optimiza el bitrate variable y el HDR en los juegos que funcionan en ventana, no a pantalla completa. Por suerte NVIDIA ha reaccionado rápido, y ha lanzado un driver beta de emergencia que soluciona el problema. Puedes descargar el driver de emergencia desde esta página web del soporte técnico de NVIDIA. Solo hay que instalarlo, y listo.