Hace exactamente un año frente a la península de Mejillones en Antofagasta, se llevaba a cabo una de las hazañas más impresionantes de la exploración oceánica: por primera vez el ser humano se sumergía a 8.062 metros de profundidad en la fosa de Atacama. Un lugar que Osvaldo Ulloa -uno de los dos exploradores- imaginaba gris y falto de vida, resultó ser todo lo contrario. Sin embargo, no todas son buenas noticias.

Esto es parte del relato que el magíster en biología marina y director del Instituto Milenio de Oceonografía (IMO) compartió en el conversatorio del panel oceánico “Porvenir Turquesa”, en el marco de la tercera jornada del Congreso Futuro 2023.

El principal evento científico del país dio pie al bloque oceánico con la conferencia de la aclamada científica jefe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, Sylvia Earle, quien, tras una ronda de aplausos que se prolongó por un minuto, relexionó -entre otras cosas- sobre lo afortunados que son los seres humanos del siglo XXI y de lo atónito que estaría al conocer todo el desarrollo tecnológico actual y, como no, de Congreso Futuro.